El organismo es una máquina que trabaja día a día. Sin embargo, el estilo de vida sedentaria, la mala alimentacion, la contaminacion, los malos hábitos, entre otros, pueden sobrecargar el organismo de tareas y como consecuencia se van a acumular una gran cantidad de toxinas que pueden afectar la salud e impedir que el cuerpo trabaje correctamente.

Es necesario aprender a alimentarse y conocer la importancia de la cantidad y la calidad de los alimentos.

  • 1. Cereales, derivados y legumbres.
  • 2. Hortalizas y frutas.
  • 3. Lacteos.
  • 4. Carnes y huevos.
  • 5. Grasas y azucares.
Grupo 1: Cereales, derivados y legumbres
Constituyen un gran recurso nutricional, son una gran fuente energía. Aportan hidratos de carbono, proteínas vegetales, fibras, vitaminas del complejo B, fósforo, potasio, magnesio y selenio.

Grupo 2: Hortalizas y frutas.
Constituyen una óptima fuente de hidratos de carbono, fibras, vitaminas y minerales.
Estos nutrientes reducen el riesgo de padecer distintas enfermedades, como las cardiovasculares y las cataratas.
Las Frutas frescas contienen minerales, vitaminas y fibras, además de agua e hidratos de carbono.
Las Frutas deshidratadas o desecadas aportan más energía que las frescas ya que al disminuir el contenido de agua se concentran más las calorías y los nutrientes, entre ellos el hierro, el potasio, y algunas vitaminas del complejo B. Además aportan buena cantidad de fibra.

Grupo 3: Lácteos.
Se trata de un alimento muy completo por la cantidad de nutrientes que contiene, proteínas, hidratos de carbono, grasas, vitamina A, D, complejo B y minerales como calcio, fósforo que son fundamentales para cuidarlos huesos y los dientes.
Los lácteos son la principal fuente de calcio, mineral muy importante cuyo requerimiento no logra cubrirse con otros alimentos.

Grupo 4: Carnes y huevos.
Carnes Blancas El pescado es una excelente fuente de proteínas y tiene la ventaja en general, de contener menos calorías y colesterol.
A la vez contiene minerales como fósforo, hierro, selenio, magnesio, yodo, zinc, y vitaminas del complejo B, A y D.
Comer pescado de forma regular ayuda en prevención de problemas cardiovasculares, ya que aportan ácidos grasos omega 3, que ayudan a disminuir el colesterol en la sangre.
El pollo es también una excelente fuente de proteínas, vitaminas del complejo B, hierro, fósforo, selenio y potasio.
Carnes rojas La carne roja al igual que la blanca aportan proteínas de alto valor biológico. Entre sus vitaminas se destacan las del complejo B, principalmente las B12, que se hallan únicamente en alimentos de origen animal.
Suministra minerales como hierro, potasio, zinc, cobre, selenio y fósforo.
El organismo absorbe mejor el hierro presente en la carne que el que proviene de los vegetales.
La carne roja contiene mayor proporción de hierro que la carne blanca.
Huevos Este producto animal posee nutrientes muy importantes para el organismo. Se trata de un alimento fácil de digerir. En la clara se hallan proteínas de excelente calidad.
Dado su alto contenido en colesterol, es conveniente consumirlo solo 2 o 3 veces yemas de huevos a la semana. En cambio, las claras pueden comerse sin limitaciones.

Grupo 5: Grasas y Azúcares.
El azúcar ocupa un lugar importante en la alimentación, debido principalmente a su aporte de calorías e hidratos de carbono.
Las grasas o lípidos son, junto con los hidratos de carbono, las principales fuentes de energía, ya que permiten la absorción de las vitaminas liposolubles (A, E, D y K)y almacenan mucha energía.


Google