Pelo sano y bonito

El cabello es parte de la imagen física de una persona; por ello hay que cuidarlo y mantenerlo sano, limpio y bonito.
En dermatología y cosmética se estudia como uno de los anexos de la piel, junto con las uñas, las glándulas sebáceas y las sudoríparas, estas estructuras que se encuentran en la dermis y epidermis, y consiguen, con su funcionamiento correcto, mantener la salud y características de la piel sana.
Seleccionar champús suaves según el tipo de cabello, y moderar el uso de productos como gominas, espumas, lacas… que usadas en exceso empeoran la calidad y apariencia del mismo.

Estructura

En la estructura de un pelo o cabello distinguimos la parte externa o tallo, que es la parte que peinamos y que está constituida por células muy ricas en queratina y dispuestas en forma de tejado de pizarra, formando la llamada cutícula capilar, que cuando está en buen estado se encuentra pegada sobre ella misma y muestra una superficie lisa. Los peinados y productos agresivos desestructuran la cutícula y esto se manifiesta con los conocidos y temidos: encrespamiento y puntas abiertas. La estructura capilar, bajo la piel o el cuero cabelludo, se denomina raíz y consta del folículopilosebáceo, que es el conjunto formado por una glándula sebácea y el folículo piloso o células dérmicas especiales (papila), que dan lugar al cabello. Cada folículo pilosebáceo se encuentra dentro de un “saco” que se abre a la superficie por un poro.
Desde el punto de vista funcional el pelo y el cabello actúan como protección física de la piel frente a golpes a la vez que contribuyen a mantener la temperatura corporal. Esta función termorreguladora es muy evidente en los animales cubiertos de pelo, mientras que en el hombre se ha perdido y por ello debe vestirse.
Como en muchas cosas en la vida, lo importante para mantener el cabello en buen estado, es el equilibrio. Las glándulas sebáceas deben segregar lo justo: ni poco ni demasiado. Una falta de grasa dará lugar a una piel y unos cabellos resecos que precisarán una hidratación y/o reengrasado continuos, mientras que si la grasa es excesiva el pelo y la piel mostraran un aspecto oleoso que habrá que eliminar con champús, que limpien de forma suave, sin provocar una respuesta rebote.

Cuidados

Entre los diversos productos capilares estan:
Los productos de higiene Se trata de los champús, que deben arrastrar la suciedad o restos de productos depositados sobre el cabello, con suavidad y sin agredir la cutícula. La bases espumantes de los champús son sustancias detergentes que han ido evolucionando en los últimos años hacia una gran tolerancia, de tal manera que pueden utilizarse a diario sobre cabellos normales. Cuando a las bases espumantes se les añaden sustancias específicas como piritionato de zinc, pirioctona olamina, disulfuro de selenio o algunas plantas medicinales (la ortiga para la grasa, la quinina para fortalecer el cabello...), nos encontramos frente a un champú de tratamiento dirigido a resolver algunas alteraciones frecuentes como la caspa y la grasa.
Los productos de tratamiento capilar A menudo los champús se complementan con la utilización de lociones, ampollas o pulverizadores que se aplican antes o después de éste. En los tratamientos anticaída, las ampollas cogen todo el protagonismo y el champú queda relegado a un segundo plano. Existen también grandes tratamientos de ejecución profesional: las permanentes, los alisados y los baños de queratina. En los dos primeros se produce una desnaturalización temporal del cabello, por lo que hay que ponerse en manos de un buen profesional que utilice productos de calidad. Conviene valorar precios y garantías antes de elegir.
Los acondicionadores Aplicados y aclarados, o no, después del lavado, complementan la acción del champú aportando flexibilidad y brillo al cabello. Son productos tratantes del aspecto y tacto del cabello puesto que reparan la hebra capilar y la recubren de finísimas capas de sustancias que regeneran la cutícula y facilitan el desenredado, el secado y el peinado. Existen multitud de presentaciones: sérums para aplicar en húmedo o seco, cremas suavizantes, mascarillas para reparaciones intensivas, aceites para las puntas… y no paran de aparecer en el mercado a fin de que cada uno encuentre el más idóneo. Encontramos también el grupo de los cosméticos capilares decorativos, clásicamente los tintes o baños de color, que dan color y enmascaran las canas aunque también podríamos incluir en este apartado todos los productos de acabado del peinado como las espumas, las lacas y las gominas más o menos fijadoras, que también resultan imprescindibles para muchos en la actualidad.
Nutricosméticos capilares Son productos que, en forma de comprimidos o cápsulas, aportan por vía interna las vitaminas y minerales necesarios para la salud del cabello. Estos productos son complementos alimenticios y, por tanto, se venden sin receta en farmacias. Conviene tomarlos cuando se perciba o prevea mayor debilidad capilar, que para muchas personas suele ser a finales de verano o principios de otoño. Suplen o complementan las deficiencias nutricionales derivadas del estilo de vida actual, que no siempre permite llevar una dieta equilibrada.

Cuidados del cabello

A. Lavar el pelo con el champú y la frecuencia adecuados. Elegir formulaciones suaves. No utilizar un champú de tratamiento para uso frecuente, ni el gel de baño para el cuerpo.
B. Acondicionar con productos más o menos complejos según la propensión al encrespamiento, la longitud del cabello y el tipo de actividad a realizar.
C. Aplicarse con rigor los tratamientos anticaspa, antiseborrea y anticaída, según la prescripción del médico, o el consejo del farmacéutico y las normas de uso del fabricante. Y dejarlos o espaciarlos una vez superado el problema.
D.Usar con mucha moderación los productos de acabado del peinado, ya que todos forman películas sobre el cabello y en exceso empeoran la apariencia. El uso de espumas y similares implica el lavado cada 48 horas como máximo.
E. Aumentar la proporción de frutas y verduras frescas en la dieta y, si no es posible, o prevemos una temporada difícil, suplementar con un nutricosmético adecuado.




Google