La Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) señalan que la lactancia “es una forma inigualable de facilitar el alimento ideal para el crecimiento y desarrollo correcto de los niños".
En nuestra cultura se tiende a considerar la lactancia materna como algo propio únicamente de bebés de pocas semanas o meses. Sin embargo, también se han descrito casos en los que se ha mantenido la lactancia durante varios años.

La lactancia materna es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños. La OMS fomenta activamente la lactancia materna como la mejor fuente de nutrientes para los lactantes y niños pequeños.

Tipos de lactancia

Lactancia materna exclusiva: significa que el lactante recibe solamente leche del pecho de su madre o de una nodriza, o recibe leche materna extraída del pecho y no recibe ningún tipo de líquidos o sólidos, ni siquiera agua, con la excepción de solución de rehidratación oral, gotas o jarabes de suplementos de vitaminas o minerales o medicamentos
Lactancia materna predominante: Lactancia materna, incluyendo leche extraída o de nodriza como fuente principal de alimento, permite que el lactante reciba líquidos (agua, agua endulzada, infusiones, zumos), bebidas rituales, gotas o jarabes (vitaminas, medicinas o minerales)
Lactancia materna completa: Incluye a la lactancia materna exclusiva y a la lactancia materna predominante
Alimentación complementaria: Es definida como el proceso que se inicia cuando la leche materna no es suficiente.
Lactancia de biberón: Cualquier alimento líquido o semisólido tomado con biberón y tetina.
Lactancia de múltiples: Lactancia por leche de madre a dos o más hijos de la misma edad
Lactancia diferida: Lactancia por leche materna extraída
Lactancia mercenaria: Lactancia por leche de una madre distinta a la propia a cambio de algún tipo de remuneración
Lactancia mixta: Forma popular de referirse a la lactancia complementaria (leche humana + leche no humana).

Beneficios de la lactancia materna

Los beneficios para la salud de la madre o el bebé, así como sus beneficios en el ámbito familiar, económico o social, se usan a menudo como argumento para la promoción de la lactancia materna.
Las revisiones de estudios realizados en países en desarrollo muestran que los niños que no reciben lactancia materna tienen una probabilidad de 6 a 10 veces más de morir durante los primeros meses de vida, en comparación con los niños que son alimentados con leche materna.
Muchas de las muertes infantiles son causadas por la diarrea y neumonía, que son más frecuentes y tienen mayor gravedad, entre los niños que son alimentados de manera artificial (con leche artificial comercial).
Las enfermedades diarreicas se presentan con mayor frecuencia entre los niños que reciben alimentación artificial, incluso en situaciones donde existe una higiene adecuada, como ocurre en Bielorrusia y en Escocia.
Otras infecciones agudas, como la otitis media, la meningitis por Haemophilus influenzae y las infecciones del tracto urinario, son menos comunes y menos graves entre los niños alimentados con lactancia materna.
A largo plazo, los niños alimentados de manera artificial tienen un mayor riesgo de padecer enfermedades que tienen una base inmunológica, como el asma y otras condiciones atópicas; diabetes tipo 1; enfermedad celíaca; colitis ulcerativa y enfermedad de Crohn.
La alimentación artificial también ha sido asociada con un mayor riesgo para desarrollar leucemia durante la niñez
. En relación a la inteligencia, un metanálisis de 20 estudios mostró puntajes de la función cognitiva, en promedio, 3.2 puntos más elevados entre los niños que fueron alimentados con lactancia materna, en comparación con niños que fueron alimentados con leche artificial comercial.
Esta diferencia fue mayor (alrededor de 5.18 puntos) entre los niños que nacieron con bajo peso al nacer.
Amamantar a los hijos representa uno de los mejores instantes de la vida. Sin embargo, dar pecho puede convertirse en un momento de dolor, si los senos o pezones de la madre se encuentran congestionados, irritados o con grietas.
Cuidado de los pezones
Utilizar siempre protectores para los pezones con objeto de evitar que la tela del sostén los lastimen. Es muy importante cambiar los protectores, y lavar los sostenes diariamente
Lavarlos bien para eliminar bacterias y evitar infecciones pero hacerlo sólo con agua.
No aplicar jabón ni alcohol sobre la areola y el pezón porque resecan la piel y hacen que se vuelva frágil
En caso de que se formen grietas, es conveniente utilizar protectores de silicona para facilitar la curación
Utilizar agua fría al terminar el baño y asegúrate de secar los senos perfectamente.
Las molestas estrías
Desde el embarazo hay que mantener la piel bien nutrida e hidratada, ya que así resiste mucho más cuando se estire.
Durante la lactancia, los senos se someten a una gran cantidad de cambios, por lo que es importante el cuidado que se les dé para mantenerlos bonitos durante el embarazo y después del parto.

Google